Introducción

Los efectos de la alimentación en la salud han sido, en su mayoría, estudiados de forma focalizada: efecto de un nutriente particular o un compuesto de la dieta sobre un número restringido de biomarcadores.

Las modernas técnicas de análisis global, denominadas “omics”, entre ellas las metabolómica, permiten estudiar la biocomplejidad de los efectos de los nutrientes. El objetivo de la metabolómica es el estudio del metaboloma, el cual ha sido definido como el conjunto de metabolitos que están presentes en una muestra biológica. Para ello, conjuga técnicas analíticas de alta resolución con análisis estadísticos multiparamétricos. Estos estudios ya han dado resultados satisfactorios en campos como la toxicología y la medicina. Concretamente, la Metabolómica ha sido propuesta como herramienta para explorar las complejas relaciones entre nutrición y salud, investigando el papel que juegan los componentes de la dieta en el mantenimiento de la salud o en el desarrollo de las enfermedades. Un importante reto de los estudios de metabolómica y nutrición (nutrimetabolomics) es identificar nuevos marcadores o patrones de biomarcadores que permitan monitorizar el consumo de los componentes de la dieta de la dieta (food metaboloma) y finalmente relacionarlos con sus esperados efectos en la salud (marcadores de efecto y riesgo de enfermedad).

Actualmente la metabolómica está cobrando un gran auge, y países como Holanda o Canadá, entre otros, ya disponen de un centro nacional de metabolómica. Además el numero de empresas biotecnológicas dedicadas a la metabolómica crece cada año.

 

Aquí os dejo un ejemplo interactivo de que es y como se puede aplicar la metabolómica. También podeis encontrar en los enlaces que aparecen en la parte superior de la cabecera (RSS, twitter y Vimeo)