Introducción

los poríferos,también llamados espongiarios o esponjas, son animales acuáticos  e invertebrados, que forman parte del subreino de los parazoos. Esto quiere decir que las especies poríferas no tienen órganos, nervios o músculos, aunque sí disponen de un esqueleto interior compuesto por espículas De las nueve mil especies de poríferos que se han registrado en todo el planeta , más del 98% vive en los océanos. Hasta mediados del siglo XVIII se consideraba que los poríferos eran plantas, hasta que se detectó que contaban con un sistema para filtrar el agua y que realizaban su proceso digestivo de modo intracelular. 

Las células  de estos animales son totipotentes, lo que implica que pueden adquirir diferentes formas de acuerdo a las distintas necesidades del organismo. El agua ingresa al porífero mediante los poros que tiene en sus paredes, el animal filtra el alimento a través de las células conocidas como coanocitos y finalmente expulsa el agua a través del ósculo que se halla en su región superior.

Es importante destacar que los poríferos no tienen sistema nerviosos  ni aparato digestivo. Su movilidad, por otra parte, es reducida, ya que apenas pueden desplazarse hasta cuatro milímetros por día.

Debido a su toxicidad, los poríferos no suelen servir como alimento para las especies animales. Como, además, tienen buena resistencia a la contaminación, las esponjas consiguen incluso dominar ciertos hábitat oceánicos.

Desde la antigüedad, el hombre utiliza el cuerpo  de estos poríferos para la higiene personal (las esponjas de baño, aunque también se utilizan productos de origen vegetal o sintético). Los poríferos además se emplean para fertilizar los cultivos.

..

Los comentarios están cerrados.